El retorno

No dormí­ nada, no es buena idea quedarse en la habitación unos geeks alcohólicos, en especial si hay uno que cada vez que se rie alcanza notas mas altas que la gorda de la ópera. Cuando los galifardos quedaron totalmente ebrios, recién vino la paz, lástima que eso fuera a las 6am. A las 8am salí­a nuestro bus, así­ que fuí­ raudo por mi equipaje con Antonio, la ciudad habí­a vuelto a la normalidad y llegamos a la agencia de viajes, donde como en el viaje de venida, tení­amos un bus casi vacio.

Llámamos a los amigos que seguí­an en el hotel y tuvimos que persuadir al chofer para que se demore un poco y nos los deje. Al final se apiadó y paró a la altura del hotel donde se hospedaban. Subieron Tabo, Ricardo y Jj (que dejó el celular en el taxi por el apuro), pero no llegaban Ska ni Stone_Head imaginamos que por su avanzado estado de ebriedad no se podí­an poner en pie, pero no.. allí­ estaban, con voluntad de hierro pero piernas de plastilina avanzaban y cuando trataron de guardar el equipaje en la bodega les dijeron “fuera por borrachos!” xDDDDD

El bus partió y no nos quedó otra que reir, sabí­amos que no era posible que los dejaran viajar en ese estado y la mayorí­a de nosotros tení­a que regresar a Lima lo más pronto posible, yo no habí­a planeado quedarme un dí­a adicional; originalmente pensé dar mi charla y volver al dí­a siguiente, pero como no se me ocurrió informarme adecuadamente, no me enteré de lo del paro regional. En fin, este viaje no fué tan animado porque yo estaba realmente cansado, no habí­a dormido nada y traté de dormir un poco, fué una dura batalla entre mi cansancio y la espantosa música chicha que pusieron en la mayor parte del viaje. Mis compañeros igual, super cansados, así­ que para fortuna del resto de pasajeros no hicimos escándalo alguno.

Llegamos a Lima, que estaba tan frí­a y húmeda como siempre, almorzé, luego entre al IRC donde nos reí­mos un buen rato contado las experiencias vividas y de allí­ no resistí­ más y caí­ rendido en mi cama.

Compartir

2 thoughts on “El retorno

Deja un comentario