Rumbo a Cajamarca

Ya estoy isntalado en el Hotel Continental, el vuelo duró 1 hora y 20 min, si supieron, casi me deja el avión, todo por un cambio de horario, pero al final todo bien. El avión en el que viaje parecí­a un jet privado! era muy pequeño y solo entran 16 personas!.

Lo primero que me sorprendió de la ciudad fué que todo esta rodeado por cerros y estos lucen verdes y con muchos árboles, de verdad se ve muy bonito y definitivamente se respira otro aire allí­, dejar de respirar plomo de verdad que le hace bien a uno 🙂 un detalle curioso es que entre los árboles que rodean la ciudad estan los pinos!! dije pinos? pinos en la sierra de Perú? he viajado mucho por la sierra de Perú y nunca habí­a visto pinos, preguntando a los lugareños (que son muy amables) me comentaron que unos evangelistas canadienses los trajeron y sembraron en los años 50 del siglo pasado, prometo fotos en un próximo viaje (hare varios).

El motivo de mi viaje es dar capacitación al personal de la minera Yanacocha, el dí­a de mañana tengo que instalar las PCs y de no mediar inconvenientes el curso arranca el viernes, me quedaré hasta el domingo que regreso a Lima.

Compartir

Deja un comentario