El incidente de la vieja encopetada

Cada ves que hay elecciones viajo a Arequipa, no porque me considere un superciudadano que quiere votar (casi siempre he votado nulo) sino porque es una buena excusa para estar con mamá y visitar a los amigos.

Como no hay mucho que hacer en una noche pre-elecciones, decidí ir al cine, estaba con Judith y teníamos planeado ver “Pride and Prejudice” en Cineplanet Arequipa, a pesar de llegar muy temprano encontramos una gran cantidad de gente, compramos los boletos y luego fuímos a dar una vuelta, regresamos como 20 mins antes de que inicie la película y horror, la gente ya estaba entrando a la sala! cuando entramos la sala estaba bastante llena, luego de ver un poco decidimos ir a la última fila donde encontramos 3 asientos vacios, uno de ellos estaba medio malogrado. Nos sentamos juntos y luego le dije que me esperara un momento que iría a comprar canchita y bebidas, dejé mi casaca porque sentía calor, no demoré ni 5 mins en volver y al acercarme a mi asiento veo que una señora de aproximadamente 60 años estaba en mi lugar.

Judith tenía una cara de sorprendida y me dijo: “la señora llegó y se sentó a pesar de que le dije que el asiento estaba ocupado”; yo estaba sorprendido, no podía creer que una señora de esa tuviera una actitud tan descortés; sereno como siempre me acercó a la señora y le explico de la forma mas amable y calmada posible que yo estaba en ese lugar y que sólo me ausenté unos minutos porque fuí a comprar. La señora, que estaba elegantemente vestida, ni se inmutó apenas si me dirigió la mirada, hablé un poco mas fuerte y le pregunté “señora me ha oído?” y obtuve como respuesta un “no me voy a mover de aquí”.

En ese momento si que me enojé y decidí no iniciar una lucha verbal con la maleducada sexagenaria, salí raudo de la sala a buscar a alguien responsable, uno de los muchachos de limpieza llamó a otro de polo blanco que supuestamente era el encargado de la sala, le expliqué la situación y el me dijo que hablaría con la señora. Al cabo de unos 3 mins (mientras tanto el tiempo para que inicie la película se acortaba) salió un tanto aconjogado y me dijo que la señora no quería moverse, me ofreció cambiar de sitio (había algunos asientos libres en las primeras filas), devolverme el dinero de las entradas o darme unas nuevas para otra función. Yo indignado le dije que NO que de ninguna manera aceptaba que yo quería mi asiento, asi que le dije que quería hablar con el administrador o con alguien que pudiera dar solución al problema. Para ese momento Judith estaba a mi lado porque se sintió muy incómoda al lado de la vieja esa.

Ella me contó como la gente que estaba alrededor se había solidarizado y le llamaron la atención pero la señora ni se inmuto. Al poco rato llego el administrador, el se presentó, se disculpó e ingreso a la sala con el muchacho de polo blanco, al poco rato salió y me dijo: “Sr, quiero apelar a su comprensión la señora es una persona de edad y nos es fácil conciliar con una persona asi, yo le ofrezco mis mas sinceras disculpas, le devolveremos el dinero de las entradas y le dare 2 entradas para otras función”.

El pobre pensó que yo aceptaría, mala suerte, estaba super enojado y le respondí: “No señor, de ninguna manera, a mi no me importa el dinero, lo que yo no voy a permitir es que esa señora se salga con la suya, o la saca Ud. o voy y traigo a un policía para que haga respetar el orden”. Se lo dije de tal forma y me vió tan decidido que nuevamente entró a la sala y al poco rato salió muy sonriente diciéndome “Señor, ya tiene su asiento libre, disculpe la molestia”, entré con Judith y vimos que la película acababa de empezar, fué muy gracioso ver como mucha gente nos seguía con la mirada, por lo visto toda la sala se dió cuenta del incidente, al final no sentamos y la gente que estaba cerca nos decí “bien hecho” “que bueno que esa vieja no se salió con la suya”, al final no sabemos que pasó con la señora si se fué a otro asiento, si le ofrecieron algo o si simplemente se fué lo único que me quedó claro es que no permití que esa vieja se saliera con la suya y la película? malísima, pero eso no me importó, disfrute mucho de ese momento.

Compartir

4 thoughts on “El incidente de la vieja encopetada

  1. A mí­ si me gustó la peli, pero al margen de eso, bien hecho, vieja maldita! No hay nada peor que la gente faltosa en las salas de cine, heterogéneo grupo compuesto por todo tipo de especí­menes detestables (los que conversan toda la pelí­cula, los que hablan por celular descaradamente, los que te patean el respaldar del asiento).

  2. “los que conversan toda la pelí­cula…, los que te patean el respaldar del asiento…” huy pacho ahi te hablan!
    la ultima vez que recuerdo ya no hacias comentarios hablados, los hacias por señales y siempre significan lo mismo: “que gay!”
    Que el mundo se entere que una vez una persona volteo a tu asiento y te dijo: “puedes dejar de patear?” jajajajajajaja
    lo bueno es que pacho dejo de patear

  3. 😮 que bueno que hiciste respetar tus derechos, siempre encuentras gente “encopetada” que alucina que tiene derecho a que te le arrodilles gente hueca que generalmente tienen mucho dinero en la bille pero escasean de neuronas en el cerebro… ay si el dinero pudiese comprar inteligencia serí­amos todos más felices no?

Deja un comentario