Perder un avión

Un dí­a espantoso, no era para menos luego de uno de los viajes mas pesados de los que yo tenga recuerdo, viaje en uno de esos buses informales que paran en todos los pueblos para ver si recogen más pasajeros, motivo por el cual no podia descuidar mi maleta, asi que no la envié a la bodega sino que la lleve conmigo, si ya de por si el espacio por asiento es reducido, imaginense lo que es llevar una maleta como plus, no pude dormir de lo incómodo que estuve, en fin, mejor olvidarme de ese viaje.

Una vez en Cajamarca me comunique con Robin(el coordinador) y tuvieron la gentileza de darme un tiempo para descansar y poder asearme, asi que me fuí­ al hotel me dí­ un reparador baño y me acosté en la cama a descansar un momento, de verdad que estaba muy molesto por el grave fallo de perder el avion, me dieron una fecha inicial, luego la cambian y me enví­an un email con todo el itinerario que ya tení­a sin la indicación del cambio, fué en parte culpa mí­a por no haberlo leí­do y confiarme de que todo estaba OK y sin cambios, pero dejemos eso de lado.

Si ya por lo de perder el avión estaba molesto, hay que sumarle el hecho de haber tenido que hacer un viaje de 14 horas por tierra y sobretodo por lo mal que estaba quedando con mis alumnos. Necesitaba cambiar de humor, asi que se me ocurrió coger el celular y llamar a una persona muy especial para mí­, Andrea, a quien quiero muchí­simo. Hablar con ella cambió las cosas, me sentí­ mucho mejor y me dió los ánimos para afrontar la situación con renovados brios.

Compartir

Deja un comentario