Reencuentros

Me gustó volver a Arequipa, la ciudad es casi la misma, no hay grandes cambios. A pesar del poco tiempo pude encontrarme con viejas amistades, gente a la que quiero mucho (incluí­da una “ex-amiga” que deja comentarios en este blog), ha algunos los pude ver en persona, otros solo en persona. Ha quedado la promesa de volver, quiero pasar por lo menos 1 semana en Arequipa, es tanta gente, tantos lugares que quisiera visitar otra vez que realmente me quedó muy corto el tiempo.

Lo mejor de todo es que pude estar casi un dí­a completo con mamá, fuí­mos de compras, a dar una vuelta por la ciudad, a comer a uno de esos tí­picos restaurantes arequipeños, ver algo de la campiña y terminamos en el cine viendo King Arthur, mi madre es fanática de todo lo que es épico, así­ que Yo Robot quedó de lado. Luego no hubo tiempo para más, era hora de ir al terminal y tomar el “bus-cama” que me llevarí­a a Lima.

Compartir

Deja un comentario