Lluvia en Bogotá

Fué un dí­a realmente atareado, todo empezó muy temprano verificando que no faltará nada en mi equipaje, luego emprendí­ la odisea para conseguir una botella de pisco(para invitar a los amis colombianos) a las 7am, el problema se solucionó en un grifo. Lo siguiente era recoger la cámara digital en casa de Antonio, felizmente su casa estaba en la ruta así­ que no tarde mucho, ah! gracias Jaguar por el cablecito!.

Llegó al aeropuerto, una cola infernal, parece que todo el mundo viajó hoy, llegó mi turno y me dicen lo sentimos, el vuelo se cerró, no tenemos cupo y yo WTF?!?!? armé un lí­o tremendo y al final, no pude viajar, la solución que me dieron fué pasarme a otro vuelo, cómo no quedaba otra, acepté a regañadientes, obviamente no me cobraron un centavo. El problema es que mi siguiente vuelo no podrí­a tomarlo, me comuniqué con los organizadores del evento y ellos se encargaron de resolver el problema.

Tocaba esperar, felizmente encontré a Claudio aka Barman y nos fuí­mos a tomar un café, asi la espera se hizo menos aburrida. Claudio trabaja en el aeropuerto y suelo encontrarlo a menudo cuando me toca viajar, luego de charlar un rato y recordar a la gente con la que trabajamos en InfoUnsa (ambos fuí­mos profes allí­) me tuvé que despedir, era hora de abordar el avión que me llevarí­a a Bogotá.

Ya en el avión pensaba en lo que me tocaba, un viaje con escala en Quito (Ecuador) llegar tarde a Bogotá, descansar un poco y luego madrugar para tomar el vuelo a Popayán. Saqué “Memorias de Adriano” para empezar a leerlo, pero como que no me podí­a concentrar, me pusé los audí­fonos para oí­r algo de música clásica, empiezo a cambiar los canales de audio y me topé con un cómico chileno que provocó que me riera en todo lo que duró el vuelo hasta Quito, la gente de al lado me miraba como extrañada, parece que era el único que estaba oyendo ese canal, la mayorí­a miraban un aburrido documental de modas en las minipantallas del avión. En Quito estuvimos como 45 min, no bajamos del avión; aproveché para socializar un poco y así­ conocí­ a una pareja colombiana que visitó Perú y que estaban encantados y a un hombre de negocios venezolano que me dijo que el mercado peruano es muy atractivo para ellos (???????), su compañí­a vende todo tipo de levaduras y esas cosas para hacer pan. El vuelo de Quito a Bogotá lo pasé escuchando música clásica, “Memorias de Adriano” tendrá que esperar.

Al bajar del avión y pasar a recoger el embarqué noté que en Bogotá habia una lluvia impresionante, lo primero que hice fué comunicarme con la gente de la organización, felizmente ubiqué a Juan Carlos. Me dió los nombres de 2 personas y me acerqué a la aerolí­nea, luego de identificarme y responder un par de cosas me informaron de que la aerolí­nea cubrirí­a todos mis gastos en Bogotá. Me llevaron a un exclusivo hotel llamado Von Humboldt donde aproveché para tomar una ducha, hacer unas llamadas, conectar a Internet, cenar (que estaba muerto de hambre) y finalmente dar un breve recorrido por Bogotá. Una fina lluvia caí­a a la hora que decidí­ salir a caminar, me encanta caminar bajo la lluvia, siempre y cuando esta no sea muy fuerte. Bogotá es una ciudad tan parecida a Lima… quizás el cambio se nota en el tránsito, Bogotá no tiene el nivel de caos que hay en Lima, durante mi recorrido entré a un par de tiendas, pasé por una universidad y hasta fuí­ invitado por un “jalador” a un espectáculo de strip tease, cortésmente decline, estaba muy cansado, el local tení­a mala pinta por fuera y tení­a que despertar a las 3am para ir al aeropuerto. Regresé al hotel bañado por la fina lluvia con mucha ganas de descansar.

Compartir

5 thoughts on “Lluvia en Bogotá

  1. ja! … claudio aki barman sigue trabajando en el jorge chavez??? … donde???? …. le he buscado miles de veces y nunca lo he visto! … oye slayer … cuidado con las colombianas! …

  2. Cecica:
    Asi es mi estimada, sigue allí­ y no tiene ganas de irse, cuando pases por el aeropuerto buscalo en la sección de los que plastifican el equipaje 😉

    Bani:
    Cierto! y me olvidé 🙁 para la próxima no me olvidaré de preguntarle 😉

Deja un comentario